Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘MARQ’

Entrevista a Marina Escolano Poveda,
egiptóloga y directora adjunta de la expedición arqueológica en la ciudad de Saïs

Marina Escolano en Saqqara. Foto: José Miguel Parra OrtizMarina Escolano es licenciada en historia y experta en egiptología. Esta alicantina de tan sólo 23 años de edad es la directora adjunta de la expedición arqueológica conjunta que la prestigiosa Egypt Exploration Society y la Universidad de Durham están realizando en la ciudad egipcia de Saïs. En estos momentos, ultima los preparativos de la exposición “Seramón: el enigma de la momia” que se inaugurará el próximo 26 de marzo en Alicante. Su pasión por la egiptología viene desde niña, aprendiendo a leer jeroglíficos de manera autodidacta a los 13 años. Hoy día, domina la transcripción de los jeroglíficos, la escritura hiératica, el griego y el hebreo antiguo, el copto, el latín, inglés, alemán, italiano, francés y catalán. También estudia sumerio, acadio y maya clásico. En verano volverá a las excavaciones en Egipto y posteriormente empezará su doctorado en Estados Unidos, tras obtener una beca Fullbright.

En 1998, Marina comenzó a transcribir los jeroglíficos egipcios del Ashmolean Museum of Art and Archaeology de Oxford por su cuenta. Tres años después, debido a sus conocimientos en arqueología participó en unas excavaciones arqueológicas en Villena (Alicante). A los 18 años, impresionó a los expertos que intentaban descifrar el escarabeo de l’Alcúdia sin éxito, presentando su primera publicación tras resolver el enigma. Con una agenda muy apretada por los preparativos de la exposición, nos atiende para hablarnos sobre la exposición, los últimos hallazgos relacionados con Egipto y las excavaciones en Saïs, entre otras. Damos paso a esta apasionante entrevista.

Actualmente trabaja en la exposición “Seramón: el enigma de la momia”. ¿Qué nos puede adelantar?
Es una verdadera maravilla que una exposición con piezas procedentes de museos tan importantes como el Louvre o el Museo de Besançon venga a Alicante. Las piezas estrella de la exposición serán dos momias, Seramón y Ankhpakhered, acompañadas de gran parte de su ajuar funerario, y de otras piezas de gran importancia como papiros del Libro de los Muertos, estatuillas, amuletos… La exposición se ha planteado como una investigación detectivesca, y pienso que esto será muy atractivo para el visitante, ya que le permitirá ir conociendo de primera mano cómo se ha realizado el estudio de estas momias y de los materiales asociados a ellas. Se podrán ver con un gran detalle los resultados de las pruebas a las que las momias han sido sometidas. En definitiva, es un verdadero logro para el MARQ y la ciudad de Alicante.

¿Qué técnicas se emplean en el estudio de las momias?
En Egiptología la investigación es completamente interdisciplinar. En el caso de estas momias, y de las momias en general, se realizan análisis paleoantropológicos, por parte de médicos, biólogos, etc., para tratar de conocer las características físicas de los individuos, la edad a la que murieron, así como la posible causa de su muerte. Por otra parte, los arqueólogos estudian los objetos, las viviendas, las tumbas, para conocer su vida cotidiana. Y los filólogos estudian los textos, que nos hablan sobre los cargos que desempeñaron, sus creencias, y en ocasiones, sus hazañas en vida. En las tumbas del Reino Antiguo uno de los textos que se solían escribir eran biografías, muy idealizadas claro, del propietario de la tumba.

¿Quiénes fueron Seramón y Ankhpakhered, los protagonistas de la exposición, en vida?
Ambos fueron personajes de clases relativamente pudientes, ya que tuvieron acceso a un proceso de momificación de bastante calidad. Seramón vivió hacia el 1000 a. C., es decir, a finales del Reino Nuevo, y sabemos que fue un sacerdote. Ankhpakhered vivió durante el s. VII a. C., a comienzos de la llamada Baja Época.

¿Qué función cumplían los amuletos en los cuerpos embalsamados?
Los amuletos siempre tienen como función proteger al difunto de los peligros que podía correr en su viaje al Más Allá. Este viaje estaba lleno de obstáculos, como puede leerse en el Libro de los Muertos. Cada amuleto debía fabricarse de un material concreto y colocarse en una parte concreta del cuerpo. Muchas momias descubiertas en el s. XIX fueron desvendadas sin registrar la posición de los amuletos. Afortunadamente arqueólogos como Flinders Petrie advirtieron ya la importancia de la localización de éstos. Uno de los amuletos más importantes era el escarabeo del corazón, donde se inscribía el capítulo 30 del Libro de los Muertos, para impedir que el corazón testificase en contra del difunto en el juicio de su alma.

Esto es muy interesante, ¿de qué materiales solían estar fabricados estos amuletos?
El material más común es la fayenza, ya que era un material barato. Se trata de una pasta de un tono azul-verdoso, que al ser cocida vitrifica, dándole al amuleto un aspecto brillante. También podían fabricarse en diferentes tipos de piedra. En la exposición habrá una sección dedicada a las piezas egipcias o egiptizantes descubiertas en yacimientos alicantinos, y uno de los amuletos que se expondrán allí es un pequeño escaraboide en el que aparece tallada la imagen de animal del dios Seth, que representa en criptografía al dios fenicio Baal, y que está asociado al color rojo, por su vinculación con el desierto. El amuleto está fabricado en cornalina, una piedra roja-anaranjada.

Ha dicho piezas descubiertas en yacimientos alicantinos, ¿Cómo llegaron esos objetos hasta allí?
Los traían los mercaderes fenicios junto con otras mercancías. No existía contacto directo entre el Mediterráneo occidental y Egipto, pero las ideas sí que llegaban. El uso de los amuletos era muy similar al que tenía lugar en Egipto. Eran tan populares que los fenicios comenzaron a fabricarlos en factorías propias. Cerdeña es uno de los centros destacados y la mayoría de los amuletos encontrados en Alicante parecen proceder de allí.

——————————————————————————————————————
“Conocemos mucho sobre templos y tumbas, pero la arquitectura urbana en Egipto es todavía bastante desconocida”
—————————————————————————————————

Usted es la directora adjunta de una expedición en la ciudad de Saïs con la Egypt Exploration Society y la Universidad de Durham, ¿qué nos puede contar de esto?
Actualmente estamos preparando la campaña arqueológica del próximo verano. Saïs fue la capital de Egipto durante la XXVI dinastía, y por tanto una ciudad realmente importante durante el primer milenio a. C. Fue una de las ciudades que visitó Heródoto, y en su relato nos habla de las maravillas que había en la ciudad, como el gran templo de Neith o las tumbas de los faraones de la XXVI dinastía, que todavía no han sido halladas. Lamentablemente, cuando se construyó Alejandría y el centro de poder se desplazó hasta allí, muchos de los monumentos de Saïs fueron desmontados para utilizar sus piedras en la construcción de otros monumentos en la zona alejandrina. Parece ser que el lugar original de la Piedra de Rosetta era precisamente Saïs. Hoy queda bastante poco a nivel de superficie, pero los trabajos llevados a cabo hasta ahora por nuestro equipo han revelado la existencia bajo tierra de numerosas estructuras de distintos periodos, fabricadas en adobe y en piedra, que muestran cómo sería la ciudad. Esto es muy importante, ya que conocemos mucho sobre templos y tumbas, pero la arquitectura urbana en Egipto es todavía bastante desconocida.

En momentos de crisis como la actual, ¿Qué sentido tiene para usted invertir en redescubrir los secretos de una civilización extinta hace milenios?
Es una pregunta que surge en muchas ocasiones cuando se habla de disciplinas humanísticas. No todo ha de medirse en rentabilidad económica. La cultura no es rentable económicamente, nunca lo será. Pero es enormemente rica en rentabilidad humana y espiritual. Egipto despierta pasión, es una verdadera fuente de felicidad para un gran número de personas, que esperan con interés cada nueva noticia, cada nuevo descubrimiento. Éstos sólo son posibles si invertimos en su investigación, pero esta inversión ha de tener luego una repercusión adecuada en la sociedad. No sólo podemos publicar obras sesudas de carácter científico, sino también divulgación de calidad, que además ayudaría a contrarrestar el esoterismo en torno a estos temas. La Grecia antigua no es conocida únicamente por sus logros económicos, sino por sus logros científicos, filosóficos, literarios. Ya en su época muchos de estos hombres de ciencia fueron considerados derrochadores y gentes improductivas, encerrados en su jaula dorada. El tiempo ha demostrado que no es así, y como dijo Cicerón, “la historia es la madre de la vida”, de modo que su  conocimiento siempre será rentable, nos hará más conscientes de quienes somos, e incluso nos prevendrá de cometer viejos errores o nos ofrecerá soluciones para salir de ellos. Quizá los que trabajan en salir de la crisis deberían recurrir a los libros de historia, pues no es la primera crisis, ni la más grave, a la que se ha enfrentado la humanidad.

Hace apenas dos semanas era noticia la reconstrucción del rostro de “La Dama de Kemet” en la clínica Quirón de Barcelona ¿Cree que la joven murió de parto como se ha especulado?
La muerte de parto hasta hace relativamente poco tiempo era una de las causas más comunes de muerte en mujeres, por lo que considero que es una posibilidad factible. De hecho, los egipcios nos han dejado toda una serie de evidencias que indican su preocupación con respecto a este tema. En la aldea de los obreros de las tumbas del Valle de los Reyes, Deir el-Medina, se han encontrado pinturas del dios Bes, protector de las mujeres parturientas y los niños, en unas estructuras elevadas en forma de cama, donde al parecer tenían lugar los partos. Las mujeres daban a luz poniendo los pies sobre unos ladrillos mágicos donde aparecía también este dios y la diosa Taweret, que tenía las mismas atribuciones.

——————————————————————————————————————
“No sólo podemos publicar obras de carácter científico, sino también divulgación de calidad, que ayudaría a contrarrestar el esoterismo”
—————————————————————————————————

Los científicos le han detectado una caries debida a su alimentación, ¿Qué dieta solían llevar?
Principalmente pan y cerveza. La cerveza no era como la actual, era mucho más espesa y con un gran valor nutritivo. Se han conservado maquetas de madera datadas en el Reino Medio en las que se puede ver el proceso completo de fabricación de ambos alimentos que comparte algunos pasos. Además, también comían pescado del Nilo, aves, así como legumbres y fruta. Con respecto a las caries, se han detectado incluso en la dentadura de los reyes. Se sabe que durante sus últimos años el gran Ramsés II padeció enormemente de abscesos dentales, y esto era debido a que en la harina utilizada en la fabricación del pan se colaban pequeñas partículas de arena, que iban limando los dientes, acabando con el esmalte y exponiendo la dentina completamente.

¿Por qué Egipto siempre está de moda?
Ya desde la antigüedad, Egipto despertó el interés de los viajeros que allí se dirigían, como podemos leer en el relato de Heródoto. Egipto se ha considerado como la “cuna de la civilización occidental”, como la “tierra de las maravillas”, pero también como lugar de misterios y magia… Estas ideas, y la egiptomanía, son más antiguas que el acercamiento científico al país del Nilo, y pese a todos los avances en ciencia, siguen implantadas en la sociedad. Desde muchos medios se aprovecha esta fascinación y se explota ese lado misterioso para hacer negocio, viendo misterios donde no los hay, y llevando las cosas al campo del esoterismo. Egipto en sí mismo es fascinante, sin necesidad de asociarlo al esoterismo, pero por desgracia lo que vende es lo que vende.

En cuanto a Tutankamón, ¿cómo ha encajado que muriese por culpa de la malaria?
No está claro que la causa única de muerte fuese la malaria, pero sí que es cierto que la malaria es hoy en día en África una enfermedad que termina con miles de vidas. En Egipto está bastante controlada, pero en la antigüedad debía ser una enfermedad bastante común, especialmente en el Delta, que sigue siendo una zona muy pantanosa. Antes de la construcción de la gran presa de Asuán, la crecida del Nilo inundaba los campos, y esos terrenos encharcados serían, a lo largo de todo el valle, focos de contagio.

¿Se tiene noticia de grandes epidemias en el Antiguo Egipto?
Tenemos textos médicos, donde se habla de tratamientos de enfermedades, y Manetón nos habla de una epidemia de lepra, pero se trata de un texto tan tardío y llegado hasta la actualidad de forma tan secundaria, que su historicidad es dudosa. Hay constancia, no obstante, de grandes hambrunas, lo cual hace que sea bastante posible que durante estos periodos tuviesen lugar epidemias entre la población. En alguno de estos textos, como en las cartas de Hekanakhte, un terrateniente que escribe a su familia para ver cómo se encuentran y cómo están gestionando sus propiedades, para hacernos una idea del alcance de las hambrunas, se habla incluso de canibalismo.

Ante las enfermedades, ¿Qué tipo de remedios empleaban?
En los textos médicos existen generalmente dos tipos de remedios. Por una parte tenemos lo que nosotros llamaríamos tratamiento, con hierbas medicinales y ungüentos. Por otra parte, y no menos importante, estaba la parte mágica, que consistía en recitar una serie de fórmulas durante la aplicación de dichas medicinas, colocar una serie de amuletos, y en definitiva realizar rituales mágicos. Sobre el tipo de plantas utilizadas, en algunos casos no las podemos asociar a plantas conocidas, ya que sólo disponemos de su nombre en egipcio sin más datos. En otros casos, hay remedios que emplean elementos que hoy nos resultarían repulsivos, como orina o heces de determinados animales, o humanas. Sobre las fórmulas mágicas, tendrían un importante efecto como placebos.

¿Qué otros conocimientos relacionados con la ciencia tenían?
Hay que tener en cuenta que el concepto nuestro de ciencia no existía en el Egipto Antiguo. La religión, la ciencia y la magia, formaban una entidad de la que se ocupaban principalmente los sacerdotes. Dicho esto, cabe destacar, los conocimientos astronómicos, con aplicaciones principales de medida del tiempo y control de los ciclos de la naturaleza, como por ejemplo la predicción de la crecida. La matemática también fue desarrollada para efectos prácticos, como su uso en arquitectura. La precisión en la construcción de las pirámides es un ejemplo de ello, o para el cálculo de los impuestos, de la cantidad de grano necesaria para plantar campos de una determinada extensión, etc. En la Capilla Blanca de Sesostris I, del Reino Medio, se ha conservado un registro de la altura máxima, mínima y media del Nilo para diversas regiones, que se utilizaría como referencia para el cálculo de crecidas venideras, ya que la altura del Nilo en Asuán, al sur, permitía conocer cuál sería la altura previsible cuando la crecida llegase a otras regiones del país. Esto permitía fijar los impuestos. No obstante, nuevamente vemos la relación entre ciencia, en este caso entre cálculos matemáticos, y religión, ya que estas tablas están inscritas en una capilla del templo de Karnak.

Los conocimientos de geometría explicarían la construcción de las pirámides. ¿Qué función tenían éstas en concreto?
Eran tumbas, pero cabe destacar que tenían una serie de implicaciones de las que carece nuestro concepto actual de tumba. El objetivo de estas construcciones era permitir que el rey pudiese llegar al más allá, para compartir la suerte de los dioses. Las primeras pirámides carecen de textos, pero las construidas a finales del Reino Antiguo tienen las paredes de sus cámaras cubiertas por los llamados Textos de las Pirámides. Estos textos explican precisamente este trayecto que ha de realizar el rey difunto para poder llegar al más allá, que en esta época lo podemos llamar cósmico, ya que el rey se unía a las estrellas imperecederas, es decir, las que rodean a la polar. Porque éstas nunca desaparecen del firmamento y por tanto eran consideradas como inmortales. De ahí la gran importancia que tenía la orientación precisa de las pirámides a distintos puntos en el cielo, así como en la tierra, como el santuario de Heliópolis, el centro religioso del dios Ra.

Cambiando de tema, ¿desde su perspectiva hasta qué punto son éticos los análisis de ADN a las momias?
Considero que los análisis de ADN son un gran logro que se llevaba pidiendo desde hace tiempo, sobre todo para el conocimiento de la genealogía de las familias reales. Estoy a favor de estos análisis, siempre que sean lo más mínimamente destructivos que sea posible, y que se trate a las momias con respeto y como personas que fueron, no como un objeto más. Pueden revelar datos interesantes, que quizá pudieran ser útiles para las investigaciones actuales en otros campos de la medicina, quién sabe…

¿Y sobre la exhibición de los cuerpos?
Sobre este punto… se trata de un tema muy controvertido. Hace unas décadas las momias del museo de El Cairo dejaron de ser expuestas, y ahora pueden verse de nuevo, pagando un extra. De ellas pueden verse la cabeza y los pies, sin mostrarse por completo su cuerpo. En el Museo de Manchester hace un año aproximadamente se hizo una encuesta a los visitantes para que opinasen sobre si las momias debían ser expuestas, y finalmente creo que lo seguirán siendo, pero al igual que en El Cairo, tapadas. Creo que es una solución bastante adecuada. No soy especialmente “fan” de ir a ver momias, pero he de admitir que yo también me emocioné cuando pude estar cara a cara con reyes como Tutmosis III o Ramsés II. La verdad es que, si fuese conservadora de una colección egipcia en la que hubiese momias, no sé qué haría al respecto, es un tema que me genera contradicciones.

Si tuviese que elegir un personaje de la civilización egipcia, ¿a quién elegiría y por qué?
¿Sólo uno?… (se ríe) Es difícil, digamos que en cuanto a reyes, tengo especial predilección por el llamado “Napoleón egipcio”, Tutmosis III, cuyos anales precisamente estoy traduciendo ahora. Pero dada mi pasión por la lengua y las escrituras egipcias, me voy a quedar con un personaje anónimo, el “Cervantes egipcio”, es decir, el escriba que compuso y redactó la obra cumbre de la literatura egipcia, el “Cuento de Sinuhé”. Es una obra de tal belleza literaria y perfección que dicho escriba debió ser una persona realmente interesante. ¡Sería una maravilla poder mantener una conversación con él en egipcio!

Por último, ¿cuáles son sus planes de futuro?
Actualmente he obtenido una beca Fulbright para realizar mi doctorado en egiptología en EE.UU. Mi intención es especializarme en filología egipcia, y particularmente en las escrituras hierática y demótica, que eran utilizadas en la documentación cotidiana y en las obras literarias, a diferencia de la jeroglífica, que se empleaba más en monumentos. Existen muy pocos especialistas en escritura demótica en el mundo, y sin embargo es la escritura en la que existe un mayor volumen de documentación conservada, en la mayoría de los casos todavía sin estudiar. Es por tanto un campo de estudio muy interesante. ¡Para mí pocas cosas son comparables a poder leer directamente un papiro, seguir el pincel del escriba que redactó las palabras, y conocer sus pensamientos, tal cual eran expresados en la época! Pese a los milenios transcurridos, de pronto esas personas vuelven a estar vivas entre nosotros. ¡Es fascinante!

Read Full Post »