Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Historia’

Entrevista a Marina Escolano Poveda,
egiptóloga y directora adjunta de la expedición arqueológica en la ciudad de Saïs

Marina Escolano en Saqqara. Foto: José Miguel Parra OrtizMarina Escolano es licenciada en historia y experta en egiptología. Esta alicantina de tan sólo 23 años de edad es la directora adjunta de la expedición arqueológica conjunta que la prestigiosa Egypt Exploration Society y la Universidad de Durham están realizando en la ciudad egipcia de Saïs. En estos momentos, ultima los preparativos de la exposición “Seramón: el enigma de la momia” que se inaugurará el próximo 26 de marzo en Alicante. Su pasión por la egiptología viene desde niña, aprendiendo a leer jeroglíficos de manera autodidacta a los 13 años. Hoy día, domina la transcripción de los jeroglíficos, la escritura hiératica, el griego y el hebreo antiguo, el copto, el latín, inglés, alemán, italiano, francés y catalán. También estudia sumerio, acadio y maya clásico. En verano volverá a las excavaciones en Egipto y posteriormente empezará su doctorado en Estados Unidos, tras obtener una beca Fullbright.

En 1998, Marina comenzó a transcribir los jeroglíficos egipcios del Ashmolean Museum of Art and Archaeology de Oxford por su cuenta. Tres años después, debido a sus conocimientos en arqueología participó en unas excavaciones arqueológicas en Villena (Alicante). A los 18 años, impresionó a los expertos que intentaban descifrar el escarabeo de l’Alcúdia sin éxito, presentando su primera publicación tras resolver el enigma. Con una agenda muy apretada por los preparativos de la exposición, nos atiende para hablarnos sobre la exposición, los últimos hallazgos relacionados con Egipto y las excavaciones en Saïs, entre otras. Damos paso a esta apasionante entrevista.

Actualmente trabaja en la exposición “Seramón: el enigma de la momia”. ¿Qué nos puede adelantar?
Es una verdadera maravilla que una exposición con piezas procedentes de museos tan importantes como el Louvre o el Museo de Besançon venga a Alicante. Las piezas estrella de la exposición serán dos momias, Seramón y Ankhpakhered, acompañadas de gran parte de su ajuar funerario, y de otras piezas de gran importancia como papiros del Libro de los Muertos, estatuillas, amuletos… La exposición se ha planteado como una investigación detectivesca, y pienso que esto será muy atractivo para el visitante, ya que le permitirá ir conociendo de primera mano cómo se ha realizado el estudio de estas momias y de los materiales asociados a ellas. Se podrán ver con un gran detalle los resultados de las pruebas a las que las momias han sido sometidas. En definitiva, es un verdadero logro para el MARQ y la ciudad de Alicante.

¿Qué técnicas se emplean en el estudio de las momias?
En Egiptología la investigación es completamente interdisciplinar. En el caso de estas momias, y de las momias en general, se realizan análisis paleoantropológicos, por parte de médicos, biólogos, etc., para tratar de conocer las características físicas de los individuos, la edad a la que murieron, así como la posible causa de su muerte. Por otra parte, los arqueólogos estudian los objetos, las viviendas, las tumbas, para conocer su vida cotidiana. Y los filólogos estudian los textos, que nos hablan sobre los cargos que desempeñaron, sus creencias, y en ocasiones, sus hazañas en vida. En las tumbas del Reino Antiguo uno de los textos que se solían escribir eran biografías, muy idealizadas claro, del propietario de la tumba.

¿Quiénes fueron Seramón y Ankhpakhered, los protagonistas de la exposición, en vida?
Ambos fueron personajes de clases relativamente pudientes, ya que tuvieron acceso a un proceso de momificación de bastante calidad. Seramón vivió hacia el 1000 a. C., es decir, a finales del Reino Nuevo, y sabemos que fue un sacerdote. Ankhpakhered vivió durante el s. VII a. C., a comienzos de la llamada Baja Época.

¿Qué función cumplían los amuletos en los cuerpos embalsamados?
Los amuletos siempre tienen como función proteger al difunto de los peligros que podía correr en su viaje al Más Allá. Este viaje estaba lleno de obstáculos, como puede leerse en el Libro de los Muertos. Cada amuleto debía fabricarse de un material concreto y colocarse en una parte concreta del cuerpo. Muchas momias descubiertas en el s. XIX fueron desvendadas sin registrar la posición de los amuletos. Afortunadamente arqueólogos como Flinders Petrie advirtieron ya la importancia de la localización de éstos. Uno de los amuletos más importantes era el escarabeo del corazón, donde se inscribía el capítulo 30 del Libro de los Muertos, para impedir que el corazón testificase en contra del difunto en el juicio de su alma.

Esto es muy interesante, ¿de qué materiales solían estar fabricados estos amuletos?
El material más común es la fayenza, ya que era un material barato. Se trata de una pasta de un tono azul-verdoso, que al ser cocida vitrifica, dándole al amuleto un aspecto brillante. También podían fabricarse en diferentes tipos de piedra. En la exposición habrá una sección dedicada a las piezas egipcias o egiptizantes descubiertas en yacimientos alicantinos, y uno de los amuletos que se expondrán allí es un pequeño escaraboide en el que aparece tallada la imagen de animal del dios Seth, que representa en criptografía al dios fenicio Baal, y que está asociado al color rojo, por su vinculación con el desierto. El amuleto está fabricado en cornalina, una piedra roja-anaranjada.

Ha dicho piezas descubiertas en yacimientos alicantinos, ¿Cómo llegaron esos objetos hasta allí?
Los traían los mercaderes fenicios junto con otras mercancías. No existía contacto directo entre el Mediterráneo occidental y Egipto, pero las ideas sí que llegaban. El uso de los amuletos era muy similar al que tenía lugar en Egipto. Eran tan populares que los fenicios comenzaron a fabricarlos en factorías propias. Cerdeña es uno de los centros destacados y la mayoría de los amuletos encontrados en Alicante parecen proceder de allí.

——————————————————————————————————————
“Conocemos mucho sobre templos y tumbas, pero la arquitectura urbana en Egipto es todavía bastante desconocida”
—————————————————————————————————

Usted es la directora adjunta de una expedición en la ciudad de Saïs con la Egypt Exploration Society y la Universidad de Durham, ¿qué nos puede contar de esto?
Actualmente estamos preparando la campaña arqueológica del próximo verano. Saïs fue la capital de Egipto durante la XXVI dinastía, y por tanto una ciudad realmente importante durante el primer milenio a. C. Fue una de las ciudades que visitó Heródoto, y en su relato nos habla de las maravillas que había en la ciudad, como el gran templo de Neith o las tumbas de los faraones de la XXVI dinastía, que todavía no han sido halladas. Lamentablemente, cuando se construyó Alejandría y el centro de poder se desplazó hasta allí, muchos de los monumentos de Saïs fueron desmontados para utilizar sus piedras en la construcción de otros monumentos en la zona alejandrina. Parece ser que el lugar original de la Piedra de Rosetta era precisamente Saïs. Hoy queda bastante poco a nivel de superficie, pero los trabajos llevados a cabo hasta ahora por nuestro equipo han revelado la existencia bajo tierra de numerosas estructuras de distintos periodos, fabricadas en adobe y en piedra, que muestran cómo sería la ciudad. Esto es muy importante, ya que conocemos mucho sobre templos y tumbas, pero la arquitectura urbana en Egipto es todavía bastante desconocida.

En momentos de crisis como la actual, ¿Qué sentido tiene para usted invertir en redescubrir los secretos de una civilización extinta hace milenios?
Es una pregunta que surge en muchas ocasiones cuando se habla de disciplinas humanísticas. No todo ha de medirse en rentabilidad económica. La cultura no es rentable económicamente, nunca lo será. Pero es enormemente rica en rentabilidad humana y espiritual. Egipto despierta pasión, es una verdadera fuente de felicidad para un gran número de personas, que esperan con interés cada nueva noticia, cada nuevo descubrimiento. Éstos sólo son posibles si invertimos en su investigación, pero esta inversión ha de tener luego una repercusión adecuada en la sociedad. No sólo podemos publicar obras sesudas de carácter científico, sino también divulgación de calidad, que además ayudaría a contrarrestar el esoterismo en torno a estos temas. La Grecia antigua no es conocida únicamente por sus logros económicos, sino por sus logros científicos, filosóficos, literarios. Ya en su época muchos de estos hombres de ciencia fueron considerados derrochadores y gentes improductivas, encerrados en su jaula dorada. El tiempo ha demostrado que no es así, y como dijo Cicerón, “la historia es la madre de la vida”, de modo que su  conocimiento siempre será rentable, nos hará más conscientes de quienes somos, e incluso nos prevendrá de cometer viejos errores o nos ofrecerá soluciones para salir de ellos. Quizá los que trabajan en salir de la crisis deberían recurrir a los libros de historia, pues no es la primera crisis, ni la más grave, a la que se ha enfrentado la humanidad.

Hace apenas dos semanas era noticia la reconstrucción del rostro de “La Dama de Kemet” en la clínica Quirón de Barcelona ¿Cree que la joven murió de parto como se ha especulado?
La muerte de parto hasta hace relativamente poco tiempo era una de las causas más comunes de muerte en mujeres, por lo que considero que es una posibilidad factible. De hecho, los egipcios nos han dejado toda una serie de evidencias que indican su preocupación con respecto a este tema. En la aldea de los obreros de las tumbas del Valle de los Reyes, Deir el-Medina, se han encontrado pinturas del dios Bes, protector de las mujeres parturientas y los niños, en unas estructuras elevadas en forma de cama, donde al parecer tenían lugar los partos. Las mujeres daban a luz poniendo los pies sobre unos ladrillos mágicos donde aparecía también este dios y la diosa Taweret, que tenía las mismas atribuciones.

——————————————————————————————————————
“No sólo podemos publicar obras de carácter científico, sino también divulgación de calidad, que ayudaría a contrarrestar el esoterismo”
—————————————————————————————————

Los científicos le han detectado una caries debida a su alimentación, ¿Qué dieta solían llevar?
Principalmente pan y cerveza. La cerveza no era como la actual, era mucho más espesa y con un gran valor nutritivo. Se han conservado maquetas de madera datadas en el Reino Medio en las que se puede ver el proceso completo de fabricación de ambos alimentos que comparte algunos pasos. Además, también comían pescado del Nilo, aves, así como legumbres y fruta. Con respecto a las caries, se han detectado incluso en la dentadura de los reyes. Se sabe que durante sus últimos años el gran Ramsés II padeció enormemente de abscesos dentales, y esto era debido a que en la harina utilizada en la fabricación del pan se colaban pequeñas partículas de arena, que iban limando los dientes, acabando con el esmalte y exponiendo la dentina completamente.

¿Por qué Egipto siempre está de moda?
Ya desde la antigüedad, Egipto despertó el interés de los viajeros que allí se dirigían, como podemos leer en el relato de Heródoto. Egipto se ha considerado como la “cuna de la civilización occidental”, como la “tierra de las maravillas”, pero también como lugar de misterios y magia… Estas ideas, y la egiptomanía, son más antiguas que el acercamiento científico al país del Nilo, y pese a todos los avances en ciencia, siguen implantadas en la sociedad. Desde muchos medios se aprovecha esta fascinación y se explota ese lado misterioso para hacer negocio, viendo misterios donde no los hay, y llevando las cosas al campo del esoterismo. Egipto en sí mismo es fascinante, sin necesidad de asociarlo al esoterismo, pero por desgracia lo que vende es lo que vende.

En cuanto a Tutankamón, ¿cómo ha encajado que muriese por culpa de la malaria?
No está claro que la causa única de muerte fuese la malaria, pero sí que es cierto que la malaria es hoy en día en África una enfermedad que termina con miles de vidas. En Egipto está bastante controlada, pero en la antigüedad debía ser una enfermedad bastante común, especialmente en el Delta, que sigue siendo una zona muy pantanosa. Antes de la construcción de la gran presa de Asuán, la crecida del Nilo inundaba los campos, y esos terrenos encharcados serían, a lo largo de todo el valle, focos de contagio.

¿Se tiene noticia de grandes epidemias en el Antiguo Egipto?
Tenemos textos médicos, donde se habla de tratamientos de enfermedades, y Manetón nos habla de una epidemia de lepra, pero se trata de un texto tan tardío y llegado hasta la actualidad de forma tan secundaria, que su historicidad es dudosa. Hay constancia, no obstante, de grandes hambrunas, lo cual hace que sea bastante posible que durante estos periodos tuviesen lugar epidemias entre la población. En alguno de estos textos, como en las cartas de Hekanakhte, un terrateniente que escribe a su familia para ver cómo se encuentran y cómo están gestionando sus propiedades, para hacernos una idea del alcance de las hambrunas, se habla incluso de canibalismo.

Ante las enfermedades, ¿Qué tipo de remedios empleaban?
En los textos médicos existen generalmente dos tipos de remedios. Por una parte tenemos lo que nosotros llamaríamos tratamiento, con hierbas medicinales y ungüentos. Por otra parte, y no menos importante, estaba la parte mágica, que consistía en recitar una serie de fórmulas durante la aplicación de dichas medicinas, colocar una serie de amuletos, y en definitiva realizar rituales mágicos. Sobre el tipo de plantas utilizadas, en algunos casos no las podemos asociar a plantas conocidas, ya que sólo disponemos de su nombre en egipcio sin más datos. En otros casos, hay remedios que emplean elementos que hoy nos resultarían repulsivos, como orina o heces de determinados animales, o humanas. Sobre las fórmulas mágicas, tendrían un importante efecto como placebos.

¿Qué otros conocimientos relacionados con la ciencia tenían?
Hay que tener en cuenta que el concepto nuestro de ciencia no existía en el Egipto Antiguo. La religión, la ciencia y la magia, formaban una entidad de la que se ocupaban principalmente los sacerdotes. Dicho esto, cabe destacar, los conocimientos astronómicos, con aplicaciones principales de medida del tiempo y control de los ciclos de la naturaleza, como por ejemplo la predicción de la crecida. La matemática también fue desarrollada para efectos prácticos, como su uso en arquitectura. La precisión en la construcción de las pirámides es un ejemplo de ello, o para el cálculo de los impuestos, de la cantidad de grano necesaria para plantar campos de una determinada extensión, etc. En la Capilla Blanca de Sesostris I, del Reino Medio, se ha conservado un registro de la altura máxima, mínima y media del Nilo para diversas regiones, que se utilizaría como referencia para el cálculo de crecidas venideras, ya que la altura del Nilo en Asuán, al sur, permitía conocer cuál sería la altura previsible cuando la crecida llegase a otras regiones del país. Esto permitía fijar los impuestos. No obstante, nuevamente vemos la relación entre ciencia, en este caso entre cálculos matemáticos, y religión, ya que estas tablas están inscritas en una capilla del templo de Karnak.

Los conocimientos de geometría explicarían la construcción de las pirámides. ¿Qué función tenían éstas en concreto?
Eran tumbas, pero cabe destacar que tenían una serie de implicaciones de las que carece nuestro concepto actual de tumba. El objetivo de estas construcciones era permitir que el rey pudiese llegar al más allá, para compartir la suerte de los dioses. Las primeras pirámides carecen de textos, pero las construidas a finales del Reino Antiguo tienen las paredes de sus cámaras cubiertas por los llamados Textos de las Pirámides. Estos textos explican precisamente este trayecto que ha de realizar el rey difunto para poder llegar al más allá, que en esta época lo podemos llamar cósmico, ya que el rey se unía a las estrellas imperecederas, es decir, las que rodean a la polar. Porque éstas nunca desaparecen del firmamento y por tanto eran consideradas como inmortales. De ahí la gran importancia que tenía la orientación precisa de las pirámides a distintos puntos en el cielo, así como en la tierra, como el santuario de Heliópolis, el centro religioso del dios Ra.

Cambiando de tema, ¿desde su perspectiva hasta qué punto son éticos los análisis de ADN a las momias?
Considero que los análisis de ADN son un gran logro que se llevaba pidiendo desde hace tiempo, sobre todo para el conocimiento de la genealogía de las familias reales. Estoy a favor de estos análisis, siempre que sean lo más mínimamente destructivos que sea posible, y que se trate a las momias con respeto y como personas que fueron, no como un objeto más. Pueden revelar datos interesantes, que quizá pudieran ser útiles para las investigaciones actuales en otros campos de la medicina, quién sabe…

¿Y sobre la exhibición de los cuerpos?
Sobre este punto… se trata de un tema muy controvertido. Hace unas décadas las momias del museo de El Cairo dejaron de ser expuestas, y ahora pueden verse de nuevo, pagando un extra. De ellas pueden verse la cabeza y los pies, sin mostrarse por completo su cuerpo. En el Museo de Manchester hace un año aproximadamente se hizo una encuesta a los visitantes para que opinasen sobre si las momias debían ser expuestas, y finalmente creo que lo seguirán siendo, pero al igual que en El Cairo, tapadas. Creo que es una solución bastante adecuada. No soy especialmente “fan” de ir a ver momias, pero he de admitir que yo también me emocioné cuando pude estar cara a cara con reyes como Tutmosis III o Ramsés II. La verdad es que, si fuese conservadora de una colección egipcia en la que hubiese momias, no sé qué haría al respecto, es un tema que me genera contradicciones.

Si tuviese que elegir un personaje de la civilización egipcia, ¿a quién elegiría y por qué?
¿Sólo uno?… (se ríe) Es difícil, digamos que en cuanto a reyes, tengo especial predilección por el llamado “Napoleón egipcio”, Tutmosis III, cuyos anales precisamente estoy traduciendo ahora. Pero dada mi pasión por la lengua y las escrituras egipcias, me voy a quedar con un personaje anónimo, el “Cervantes egipcio”, es decir, el escriba que compuso y redactó la obra cumbre de la literatura egipcia, el “Cuento de Sinuhé”. Es una obra de tal belleza literaria y perfección que dicho escriba debió ser una persona realmente interesante. ¡Sería una maravilla poder mantener una conversación con él en egipcio!

Por último, ¿cuáles son sus planes de futuro?
Actualmente he obtenido una beca Fulbright para realizar mi doctorado en egiptología en EE.UU. Mi intención es especializarme en filología egipcia, y particularmente en las escrituras hierática y demótica, que eran utilizadas en la documentación cotidiana y en las obras literarias, a diferencia de la jeroglífica, que se empleaba más en monumentos. Existen muy pocos especialistas en escritura demótica en el mundo, y sin embargo es la escritura en la que existe un mayor volumen de documentación conservada, en la mayoría de los casos todavía sin estudiar. Es por tanto un campo de estudio muy interesante. ¡Para mí pocas cosas son comparables a poder leer directamente un papiro, seguir el pincel del escriba que redactó las palabras, y conocer sus pensamientos, tal cual eran expresados en la época! Pese a los milenios transcurridos, de pronto esas personas vuelven a estar vivas entre nosotros. ¡Es fascinante!

Read Full Post »

La prensa escrita, al igual que todos los procesos del universo desde la vida a las estrellas, ha sido, es y será un fenómeno en evolución condicionado por una serie de factores externos. La existencia de un proceso evolutivo hace que no sea posible entender las características de la prensa actual sin el conocimiento de los factores históricos del pasado, ya que éstos la fueron moldeando hasta llegar a la estructura que todos conocemos.

Inicialmente la prensa estaba en manos de la corona, siendo un privilegio de la misma, pero esta situación cambia con las revoluciones liberales del siglo XIX, naciendo una prensa dirigida por los líderes de los partidos políticos hacia las élites del país. Desde el poder político se tomó conciencia de la importancia del periodismo para influir en la opinión pública y así surgieron periódicos abiertamente partidistas. En el último tercio del siglo, esta prensa de opinión o de partido se vio desplazada ante la aparición del periodismo informativo dirigido por empresas que se plantearon el periodismo como negocio y tenían como interés ampliar el número de lectores. Los primeros periódicos de este estilo son Las Novedades, la Correspondencia de España y El Imparcial fundado por Eduardo Gasset, en los cuales predomina la información.

El Imparcial en 1895En 1880 se produjo el invento del telégrafo que permitió la conexión con ciudades como Londres, París o Nueva York y la consiguiente recepción inmediata de noticias procedentes del extranjero. En este contexto surgieron nuevos periódicos como La Vanguardia de Barcelona (1881) y nueve años más tarde El Heraldo de Madrid. Durante esta década, hay que destacar el aumento de las tiradas, principalmente en los periódicos que imprimían en prensas de papel continuo: El Imparcial y El Liberal (fundado en 1879 por un grupo de periodistas escindidos de El Imparcial) abaratando los costes de producción y llegando a públicos más amplios. Ambos medios defendían el status quo del régimen, el sistema de turno pacífico entre conservadores, dirigidos por Cánovas, y liberales de Sagasta, durante la Restauración.

En julio de 1888 El Liberal publicó en portada el crimen de la calle Fuencarral, un asesinato de una mujer de la burguesía madrileña que fue amplificado por la prensa ante el interés popular. Los periodistas formaron parte de las investigaciones sobre el crimen y mostraron las declaraciones de la criada antes del juicio correspondiente. Los demás periódicos se unieron a la publicación del caso, iniciándose una auténtica guerra de tiradas entre competidores con el empleo de grandes titulares con el seguimiento masivo de la sección de Sucesos. La historia acabó con la última ejecución pública de la historia de España, la ejecución de la criada por garrote vil, teniendo un gran impacto popular.

En 1898 se desarrolló la Guerra de Cuba con tiradas que superaron los 100.000 ejemplares al día, aunque muy inferiores a las de países como Reino Unido, Francia o EEUU debido al alto nivel de analfabetismo en nuestro país. Los periódicos se llenaron de patriotismo en lo que se consideraba defender el honor nacional. Día tras día aparecían burlas hacia el ejército americano que era considerado insuficiente, llegando a propagar que España debería invadir Estados Unidos tras la guerra. La sociedad siguió muy de cerca el conflicto alimentándose de esperanzas y orgullo nacional por el efecto provocado por la prensa seguidora del régimen. Sin embargo, la realidad era muy diferente y se perdió la guerra estrepitosamente tras un combate desigual ante los modernos  acorazados americanos. Tras el desastre del 98, la sociedad española se hace consciente del atraso, inundados por un sentimiento pesimista de nación moribunda, apareciendo el regeneracionismo: España necesita una serie de reformas políticas, económicas y sociales para la regeneración del país.

Con el nuevo siglo, apareció el semanario ABC (1903) convirtiéndose en diario en 1905. Se trataba de un diario de ideología liberal conservadora, presentaba a la monarquía como eje y contó con una gran inversión en sus inicios. Con el ABC nació un nuevo concepto de periodismo con la inclusión de fotografías, el de los diarios gráficos. Centró sus primeras ediciones en el joven Alfonso XIII y las posibles candidatas a Reina de España, llegando a realizar una encuesta en la que la futura reina Victoria Eugenia ganó con diferencia a las otras princesas.

Atentado al rey Alfonso XIII en la calle Mayor de Madrid, publicada en ABC, 1906El 31 de mayo de 1906 tuvo lugar la boda entre Alfonso XIII y la princesa Victoria Eugenia de Battenberg en Madrid. Tras la ceremonia, la carroza real sufrió un atentado al estallar una bomba escondida en un ramo de flores lanzado por el anarquista Mateo Morral en la Calle Mayor. Los reyes resultaron ilesos pero el atentado se saldó con una veintena de muertos y unos cincuenta heridos. Un fotógrafo entre la multitud había captado el momento de la explosión y envió la foto a ABC por la que recibió 300 pesetas, una cantidad impensable para la época. Al día siguiente la foto aparece en portada, la repercusión de esta nueva prensa hace que el interés por leer y escribir se fuese contagiando entre la sociedad.

Ese mismo año se produjo la asociación de El Heraldo de Madrid, El Liberal y El Imparcial para hacer frente a la nueva competencia. En 1910 surgía El Debate, gestionado por el Cardenal Herrera Oria y la Asociación Católica Nacional de Propagandistas a partir de 1911, era un periódico de ideología católica liberal que fue publicado hasta 1936 siendo incautado por el Frente Popular. Al acabar la guerra intentó reaparecer, pero Franco no aceptó su reedición por haber apoyado a la República. La versión más popular de El Debate, el periódico Ya, pudo ser publicada durante el franquismo siendo la heredera del anterior. Otro diario importante del primer tercio del siglo XX fue El Sol, símbolo de ese hombre nuevo que encarnaría los ideales de la II República. Era un diario noticiero de clara influencia política, incluyendo diversas secciones con la referencia intelectual de Ortega y Gasset. Se propagaba el republicanismo, como solución a los problemas del país, recibía el apoyo del PSOE y las clases populares. Incluía suplementos semanales especializados con colaboraciones de científicos de la generación de 1914.  

En 1923 llegó la dictadura de Primo de Rivera tras el golpe de estado del mismo, produciendo un retroceso en la calidad de la prensa debido a la censura previa. El apoyo de Alfonso XIII a la dictadura provocó que a la caída de ésta, su impopularidad llevase al país a la victoria republicana en las ciudades, proclamándose la II República el 14 de abril de 1931. La República fue bienvenida en un principio por la mayoría de la prensa, excepto la redacción de ABC por su ideología monárquica, pero durante la misma, cada vez más, estuvo recibiendo grandes críticas tanto por los sectores de izquierda como por los de derecha. La libertad de prensa y las diferentes corrientes mantuvieron debates interesantísimos que configuraron un periodismo muy rico, característico de una etapa de movilización política.  

Posteriormente, con la llegada de la Guerra Civil Española (1936-39) entramos en una época oscura para el periodismo en la que se produjeron numerosas incautaciones por parte de ambos bandos. La prensa del bando nacional se organizó con una sola voz dirigida por Franco en la que se armonizaban falangistas, tradicionalistas, militares, católicos, etc. mientras que en la prensa republicana se aglutinaban muy diferentes ideologías: comunistas, socialistas, anarquistas, etc. dirigidos por los sindicatos y partidos políticos.

Portada del ABC el 1 de abril de 1939Al término de la contienda, un régimen autoritario se instauró en España, desapareciendo la libertad de prensa: todos los medios de comunicación fueron controlados por el régimen. En 1939 aparecieron RNE así como otras veinte emisoras de radio con el sello de falange, por otro lado, nació la agencia EFE creada por Franco para asegurar la unidad de la información. En estos primeros años del franquismo, las aspiraciones totalitarias estaban aún patentes y nacieron los noticiarios para el monopolio de la información. Tras la II Guerra Mundial, España se convierte en un país aislado y asolado por la pobreza generalizada, sin tener conocimiento del exterior. Para combatir el aislamiento, el Jefe del Estado hace uso de los medios para propagar el nacionalismo antieuropeísta como respuesta.

Dos décadas después, con el llamado aperturismo y desarrollo de la economía nacional, el ministro Manuel Fraga cambia la política de información haciendo desaparecer la censura previa en 1966. Se abre un espacio de debate entre las diferentes corrientes del régimen: tecnócratas, Iglesia, falangistas, monárquicos (ABC), etc. Sin embargo, las posturas contra el régimen siguen siendo perseguidas. En 1975 Franco fallece y se hace visible una sociedad que quiere cambios tras cuarenta años sin libertades.

Portada de Diario 16 tras las elecciones de 1982 Acto seguido, Juan Carlos I se convierte en Rey de España y rápidamente entramos en la transición. En un contexto de crisis económica, la sociedad se involucra plenamente con los cambios que está realizando políticamente el país. La prensa existente durante el franquismo se organiza cubriendo las necesidades informativas del centro-derecha y los periódicos defensores del régimen van desapareciendo poco a poco. Por el contrario, aparece una nueva prensa para cubrir a los sectores de centro-izquierda: así nacen El País y Diario 16. Una nueva generación de periodistas procedentes de las facultades de Navarra, Barcelona y Madrid irrumpe en el mundo del periodismo. La sociedad sigue las elecciones de 1977 con detenimiento y en la Constitución de 1978 se reconoce la libertad de prensa y su plena introducción en una sociedad democrática. La competitividad entre los diferentes medios de comunicación provoca desapariciones de periódicos y la fusión de los medios en grupos.

Actualmente estamos viviendo el estancamiento de la prensa escrita ante el imparable avance de Internet como fuente de información de las nuevas generaciones. Ante esta situación se hace visible la necesidad de una transformación hacia nuevas formas de atraer lectores en las próximas décadas, al igual que cuando aparecieron la radio y la televisión que el periodismo sobrevivió evolucionando hacia nuevos estilos especializados en la opinión y el análisis crítico. Hoy día el 72% de la prensa diaria se aglutina en torno a tres grandes grupos. El comunicador ha ido creciendo con los años, desapareciendo el periodista tradicional. Internet se convierte cada vez más en el gran protagonista de una sociedad que tiene un problema importante con la sobreinformación: en un día se recibe más información que en toda una vida del siglo XVIII. Parece ser que Internet debe ser la revolución encargada de dirigir, en el futuro, a la sociedad de la información hacia la sociedad del conocimiento. La humanidad, y con ella la prensa, están viviendo una nueva era, la era digital.

Read Full Post »

En este artículo de contenido histórico-científico vamos a tratar de abordar todo un clásico, la teoría del flogisto, una de las mayores controversias en la historia de la química que el historiador de la ciencia Bernard Cohen describió como “un ejemplo paradigmático de una revolución en ciencia”.

Si nos remontamos en el tiempo, la teoría del flogisto fue ampliamente defendida por el médico alemán G. E. Stahl a principios del siglo XVIII, considerado por aquellas fechas como uno de los principales científicos de la historia. Dicha teoría procedía de las hipótesis de su maestro, J.J. Becher, quien en 1669 presentaba su obra Physica Subterranea, popularizada por la edición de Stahl de 1703.

Fuego

Los principios elementales de la teoría se basaban en la existencia de una sustancia denominada flogisto (del griego phlogistos, es decir, inflamable) que se encontraba en el interior de algunas sustancias a las que dotaba de la capacidad para arder. Los orígenes de esta teoría se hallarían en la explicación de la combustión desde los antiguos griegos que pensaban que los combustibles tenían al elemento fuego en su interior. Esta forma de entender la combustión sobrevivió en la alquimia cuando se creía que el principio de azufre estaba en el interior de todas las sustancias inflamables, apoyando la teoría de los cuatro elementos.

Stahl encontró con esta teoría la explicación al proceso por el que se produce la calcinación del metal: todo ello se debía a la pérdida de flogisto por acción del fuego. De la misma manera, pudo explicar sin demasiados inconvenientes el proceso inverso, la reducción de la cal a metal: la cal fundida era capaz de adquirir flogisto nuevamente para recomponer el metal.

En las próximas décadas, en Inglaterra tuvo el desarrollo de la química pneumática que consistía en el estudio del aire. J. Priestley, seguidor de Stahl, estudiando la respirabilidad de éste llegó a la conclusión de la existencia de dos tipos: el aire flogisticado y el desflogisticado. La vida y la combustión sólo eran posibles en este segundo tipo de aire, ya que el aire flogisticado no podía recoger el flogisto resultante de estos procesos.

El gran problema para los partidarios de la teoría del flogisto llegó al estudiar los pesos atómicos de las sustancias a lo largo de la reacción. Si en un proceso de reducción de la cal de un metal añadíamos flogisto, ¿qué lógica tenía que el metal pesara menos que la cal?

Los partidarios de la teoría, calculando la diferencia al pesar las sustancias sugirieron que el flogisto tendría una masa negativa, en concreto pesaría -16 gramos. Esto explicaría que de 216 gramos de cal de mercurio se obtienen 200 gramos de metal. Cabe decir que, en general, estas teorías defendidas por Priestley entre otros seguidores de Stahl, tuvieron gran aceptación por parte de la comunidad científica del momento, pese al complicado concepto de masa negativa.

Pero es en 1772 cuando un científico francés, Antoine Lavoisier, se plantea la posibilidad de que la combustión se produjese por retención de parte del aire en el metal formando la cal. Esta interpretación explicaría que la cal tuviese más masa que el metal.

Antoine Lavoisier junto a su esposa, Marie-Anne Pierrette Paulze

A partir de este momento, su investigación se centró en el precipitado rojo de mercurio, que por acción de calor se podía convertir en mercurio, sin necesidad de aplicar fuego directamente o con el empleo de lupas por efecto del sol. Priestley y otros científicos no se convencieron tras estos primeros experimentos pensando que el flogisto podría proceder de la luz o que atravesaba invisiblemente las paredes del recipiente que estaba expuesto al fuego. Hay constancia de la comunicación que hubo entre Priestley y Lavoisier durante estos años, ya que ambos estudiaban lo mismo pero desde diferentes interpretaciones. Tras una visita de Priestley a París, el científico francés siguió con sus experimentos logrando aislar lo que conocemos como dióxido de carbono que describe como “un fluido similar al agua de Seltz y provocaba la muerte de animales, apagaba las velas, …”  y por otro lado, tras la reducción del precipitado rojo de mercurio aisló un gas “más puro y más respirable” al cual llamó “principe acidifiant” y posteriormente, “principe oxygine”. Se trataba del oxígeno, el responsable de todos los procesos de combustión, el cual se unía a los metales formando la cal de los mismos por oxidación.

El gran científico Lavoisier, considerado por muchos el padre de la química moderna, ganó la batalla a los partidarios del flogisto con sus experimentos exactamente preparados y sus precisas mediciones como fundamento para extrapolar conclusiones. Estos hechos se conocen como revolución química con la aceptación por la comunidad científica de su Tratado elemental de química de 1789. Tan sólo cincos años después, Lavoisier, que era un hombre importante de ideas moderadas en la Francia del momento, acabaría sus días en la guillotina, siendo precisamente víctima de otra gran revolución: la Revolución Francesa.

Read Full Post »

En la localidad valenciana de Xàtiva se encuentra boca abajo el cuadro de Felipe V, primer rey de la casa de Borbón en España. No son pocos los visitantes del Museo de l’Almudí que quedan sorprendidos al ver invertido el cuadro del nieto de Luis XIV.

Felipe V boca abajo en el museo municipalPara entender esta anécdota, tendríamos que remontarnos a la primera década del siglo XVIII en España, en concreto, al año 1707. Nos encontramos en mitad de la Guerra de Sucesión, tras la muerte del rey Carlos II sin descendencia, entre los dos pretendientes al trono español: Felipe d’Anjou de la casa de Borbón y el archiduque Carlos de Austria.

En este contexto, las tropas borbónicas han vencido a las austracistas en Almansa (Albacete), una batalla en gran parte decisiva. Tras la batalla, franceses y castellanos cruzan la frontera del Reino de Valencia y se adentran por la comarca de la Costera sin encontrar resistencia alguna. Pero esta situación cambia radicalmente al llegar a la ciudad de Xàtiva, donde se encuentran con una ciudad entregada a la causa austracista con las tropas inglesas todavía en el castillo.

Las tropas de Felipe d’Anjou comandadas por el caballero d’Asfeld consiguen derribar parte de la muralla oeste y entran a la ciudad realizando una masacre sin precedentes. Los ingleses deciden retirarse al verse enterados de la suerte que podían correr de no hacerlo y se les permite la retirada sin problemas.

El monarca, viéndose enterado de la resistencia setabense tras la batalla de Almansa, ordenó el desalojo de cada una de las viviendas y mandó incendiar la ciudad, que estuvo ardiendo entre los días 19 y 26 de junio de 1707. Posteriormente promulgó un plan para la reconstrucción de la misma, cambiando el nombre original por el de Nueva Colonia de San Phelipe. De esta manera, la ciudad perdía todos los derechos y privilegios heredados desde los tiempos de Jaime I, dejando de ser capital de subgobernación.

Otro nombre que el monarca decidió cambiar en los mapas y que ha llegado hasta hoy es el de la Isla de Xàtiva que pasaría a llamarse Tierra de Fuego, tal y como actualmente la conocemos, en el hemisferio sur de nuestro planeta entre Argentina y Chile.

A los habitantes de Xàtiva se les suele conocer bajo el sobrenombre de ‘socarrats‘, es decir, quemados. Este hecho de notable transcendencia se ha convertido en uno de los símbolos de la histórica localidad valenciana.

El cuadro fue invertido en el siglo XX, siendo aceptado por la gran mayoría de sus ciudadanos. Xàtiva y su castillo no olvidan que una vez intentaron reducirlos a cenizas y condenan de esta manera aquellos días de destrucción.

Read Full Post »

¡Hola amigos, bienvenidos al blog de Cultura 100tífica!

 
Este blog pretende acercar a los lectores el apasionante mundo de la ciencia, posiblemente la manifestación cultural más importante de la sociedad actual. En este blog se compartirán reflexiones, opiniones, noticias científicas, tecnológicas, medio ambientales y de salud, así como monográficos de temas interesantes, todo ello dividido en varias secciones.

Empezaremos con una breve reflexión acerca de lo que es la verdadera ciencia por parte del más célebre científico del siglo XX, Albert Einstein, quien identificaba al conocimiento con la verdadera religión:

Albert Einstein “La más bella y profunda emoción que nos es dado sentir es la sensación de lo místico. Ella es la que genera toda verdadera ciencia. El hombre que desconoce esa emoción, que es incapaz de maravillarse y sentir el encanto y el asombro, está prácticamente muerto. Saber que aquello que para nosotros es impenetrable realmente existe, que se manifiesta como la más alta sabiduría y la más radiante belleza, sobre la cual nuestras embotadas facultades sólo pueden comprender en sus formas más primitivas. Ese conocimiento, esa sensación, es la verdadera religión”. A. Einstein.

¡Espero que les sea de su agrado!

Read Full Post »